Mana diarioParasháDonaciónDoctrina TrinidadAudio

Parashá 36 BeHaalotjá

Números 8:1-12:16

Por Dr. K. Blad ©

Segunda edición 2013-14 (5774)

Prohibida toda reproducción lucrativa

Aliyás de la Torá:

 

  1. 8:1-14
  2. 8:15-26
  3. 9:1-14
  4. 9:15 – 10:10
  5. 10:11-34
  6. 10:35 – 11:29
  7. 11:30 – 12:16
  8. Maftir 12:14-16

Haftará: Zacarías 2:10 (v. 14 heb.) – 4:7

BeHaalotjá

significa “cuando hagas subir”

Comentarios

Primera aliyá, 8:1-14

8:2    Habla a Aharón y dile: "Cuando enciendas las lámparas, las siete lámparas alumbrarán al frente del candelabro.” (LBLA revisada)” – ¿Por qué aparece el contexto de la menorá justo después del relato de las ofrendas de los líderes de las doce tribus? ¿Qué tiene que ver una cosa con la otra? La tribu de Leví no había participado en las ofrendas de los líderes de cada tribu. Por esto la Torá sigue hablando del ministerio de Aharón para así incluirlo entre los demás. El Midrash[1] destaca el hecho de que por medio de los descendientes de Aharón, los Jashmoneos, sucedería el milagro de janucá y así se encenderían las candelas de esa festividad de año en año en recuerdo de la dedicación del altar en los tiempos de los macabeos. Así también Aharón tendría su parte en la dedicación del altar, no solamente los líderes de las demás tribus.

BeHaalotjá significa literalmente “Cuando hagas subir”, refiriéndose a las llamas de fuego del candelabro que hay que “hacer subir”, es decir, hacer que ardan. También se ha interpretado este texto de modo que Aharón debía subir a una plataforma con escalones para poder encender las lámparas.

8:7    Así harás con ellos para su purificación: rociarás sobre ellos agua purificadora, y que ellos hagan pasar una navaja sobre toda su carne, laven sus ropas y quedarán purificados.” (LBLA) – La navaja representa la Torá que pasa por la carne, el yetser hará, y nos prepara parar poder servir al Eterno de manera eficaz. ¿Has dejado que la navaja pase sobre toda tu carne?

En Hebreos 4:12a está escrito:

Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos...” (LBLA)

En 2 Timoteo 3:16-17 está escrito:

Toda Escritura inspirada por Dios es útil para enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra.” (LBLA revisada)

8:9-10 “Y harás que se acerquen los levitas delante de la tienda de reunión. Reunirás también a toda la congregación de los hijos de Israel, y presentarás a los levitas delante de HaShem; y los hijos de Israel pondrán sus manos sobre los levitas.” (LBLA revisada) – Toda la congregación de Israel estaba presente en el momento de la instalación de los levitas con la imposición de las manos. Sin embargo, no todos los 600,000 varones podían imponer las manos sobre los levitas, porque serían demasiados varones por levita, pero la Torá presenta este acto como si todos lo hicieran. Posiblemente fueron los ancianos o los primogénitos los que físicamente pusieron las manos sobre los levitas en representación del resto del pueblo.

La ceremonia de la imposición de manos indica aquí tres cosas:

  1. Unidad – por la imposición de manos hay una manifestación de unidad entre el que impone las manos y el que es objeto de la imposición de las manos. En este caso hubo una unidad entre el pueblo y los levitas.

  2.  Representación – al imponer las manos sobre alguien, es con el motivo de delegar la autoridad para una representación. Este texto dice que todos los hijos de Israel tenían que imponer las manos sobre los levitas. Por lo tanto, los levitas representarían a todos los hijos de Israel, no sólo los primogénitos. Sin embargo, como los primogénitos ya representaban a todo el pueblo. Esa representación fue traspasada a los levitas cuando sustituyeron a los primogénitos. En el Salmo 136:10 está escrito: “Al que hirió a Egipto en sus primogénitos”. Esto nos enseña que, simbólicamente, todos los hombres de Egipto fueron heridos en los primogénitos. En lugar de golpear a todos los egipcios, HaShem golpeó a todos los primogénitos. Esto nos enseña que los primogénitos representan a todo el pueblo. Por lo tanto, los levitas, que a su vez, sustituyen a los primogénitos, representan a todo el pueblo de Israel.

  3.  Sacrificio – Al igual que hay imposición de manos sobre un sacrificio antes de que sea degollado, ahora se imponen las manos sobre los levitas, para que sean entregados a HaShem. Los versículos 16 y 19 dicen que los levitas han sido donados, primero a HaShem y luego a Aharón y sus hijos.

Los hijos de Israel pusieron sus manos sobre los levitas para que fueran ofrecidos como un sacrificio al Eterno. En el ministerio de Malki-Tsedek todos podrán ofrecer sus cuerpos en sacrificio vivo, como está escrito en Romanos 12:1:

Por consiguiente, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios que presentéis vuestros cuerpos como sacrificio vivo y santo, aceptable a Dios, que es vuestro culto racional.” (LBLA)

En Romanos 15:16 está escrito:

para ser ministro del Mesías Yeshúa a los gentiles, ministrando a manera de sacerdote las buenas nuevas de Dios, a fin de que la ofrenda de los gentiles sea aceptable, santificada por el Espíritu de Santidad.” (LBLA revisada)

En Filipenses 2:17 está escrito:

Pero aunque yo sea derramado como libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me regocijo y comparto mi gozo con todos vosotros.” (LBLA)

2 Timoteo 4:6 está escrito:

Porque yo ya estoy para ser derramado como una ofrenda de libación, y el tiempo de mi partida ha llegado.” (LBLA)

8:11, 13, 15, 21 “Entonces Aharón mecerá a los levitas delante de HaShem, como ofrenda mecida de los hijos de Israel, para que ellos puedan cumplir el ministerio de HaShem... Harás que los levitas estén de pie delante de Aharón y delante de sus hijos, para mecerlos como ofrenda mecida a HaShem... Y después de eso, los levitas podrán entrar para ministrar en la tienda de reunión, tú los purificarás y los mecerás como ofrenda mecida... Los levitas se purificaron a sí mismos de pecados, y lavaron sus ropas; y Aharón los meció como ofrenda mecida delante de HaShem. También Aharón hizo expiación por ellos para purificarlos.” (LBLA revisada) – El texto dice literalmente que Aharón mismo tenía que mecer a los levitas. Por esto el Midrash[2] dice que Aharón los levantaba a cada uno de los 22,000 levitas individualmente en un solo día balanceándolos arriba y abajo y atrás y adelante.

Una parte de los sacrificios de los animales, que fueron ofrecidos para la instalación de los sacerdotes, tenía que ser mecida delante de HaShem, cf. Éxodo 29:24. De la misma manera ahora los levitas tienen que ser mecidos delante de HaShem, y así ellos mismos constituyen una ofrenda al Eterno.

Este texto también nos enseña que para poder ser líder uno tiene que pasar por la experiencia de ser mecido. En esa experiencia todo lo que hay en su vida se pone a temblar. Él que no haya pasado por este mecimiento no es apto para ministrar como líder delante de HaShem. Es necesario tener que pasar por este proceso de temblor para poder aprender a confiar solamente en las Palabras firmes de la Roca de Israel. Un líder tiene que ser liberado de toda confianza en las cosas visibles. Todo lo visible temblará, como está escrito en Hebreos 12:26-27:

Su voz hizo temblar entonces la tierra, pero ahora Él ha prometido, diciendo: AUN UNA VEZ MAS, YO HARÉ TEMBLAR NO SOLO LA TIERRA, SINO TAMBIÉN EL CIELO. Y esta expresión: Aún, una vez más, indica la remoción de las cosas movibles, como las cosas creadas, a fin de que permanezcan las cosas que son inconmovibles.” (LBLA)

El propósito de HaShem para hacer temblar todas las cosas en la vida del candidato para el liderazgo, es que permanezcan las cosas inconmovibles en su vida, para que tenga un fundamento sólido.

En 1 Corintios 3:12-15 está escrito:

Ahora bien, si sobre el fundamento alguno edifica con oro, plata, piedras preciosas, madera, heno, paja, la obra de cada uno se hará evidente; porque el día la dará a conocer, pues con fuego será revelada; el fuego mismo probará la calidad de la obra de cada uno. Si permanece la obra de alguno que ha edificado sobre el fundamento, recibirá recompensa. Si la obra de alguno es consumida, sufrirá pérdida; sin embargo, él será salvo, aunque así como por fuego.” (LBLA)

En 1 Corintios 13:13 está escrito:

Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.” (LBLA)

En Mateo 7:24-29 está escrito:

Por tanto, cualquiera que oye estas palabras mías y las pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que edificó su casa sobre la roca; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; pero no se cayó, porque había sido fundada sobre la roca. Y todo el que oye estas palabras mías y no las pone en práctica, será semejante a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; y cayó, y grande fue su destrucción. Cuando Yeshúa terminó estas palabras, las multitudes se admiraban de su enseñanza; porque les enseñaba como uno que tiene autoridad, y no como sus escribas.” (LBLA revisada)

En las Escrituras la arena representa a los hombres. Los valores producidos por la Torá de HaShem, son eternos, y resisten la prueba. El que edifica su vida sobre la opinión de los hombres un día perderá todo. Uno que ha edificado su vida sobre la Torá enseñada por el Mesías Yeshúa es capaz de resistir cualquier prueba en esta vida.

Un líder, que no haya pasado por el proceso del temblor, no es apto para el liderazgo. No tengas temor del temblor. Es bueno para enseñarte que sólo hay una Roca firme, HaShem y su Palabra. Cuando estamos pasando por temblores fuertes muchas cosas innecesarias caen de nuestras vidas, caprichos, deseos que no producen nada duradero, motivos carnales, etc., para que permanezca lo duradero. El temblor sirve para ayudarnos a ubicar las cosas en su lugar, para que aprendamos qué es lo importante y qué no es tan importante, desde una perspectiva eterna.

En la presencia del Eterno hay fuego y relámpagos, chispas y colores, cantos, voces, ruidos y una energía tremenda. Al acercarse al Eterno recibimos parte de esa energía celestial y nuestros cuerpos reaccionan de manera que vibran, tiemblan, se calientan, se caen, se mueven incontrolablemente, etc. Esta energía tremenda fue desatada sobre los levitas en el día de su consagración y de esa manera fueron mecidos delante de HaShem. Delante de HaShem tiembla toda la tierra y sus habitantes, como está escrito en el Salmo 33:8:

Tema a HaShem toda la tierra; tiemblen en su presencia todos los habitantes del mundo.” (LBLA revisada)

En el Salmo 99:1 está escrito:

HaShem reina, estremézcanse los pueblos; sentado está sobre los querubines, tiemble la tierra.” (LBLA revisada)

Cuatro veces el texto habla del mecimiento de los Levitas delante del Eterno, v. 11, 13, 15 y 21. Esto nos enseña que un líder tendrá que pasar por muchos momentos de temblor en su vida para que sea perfeccionado para servirle solamente a Él.

8:12  Los levitas pondrán sus manos sobre la cabeza de los novillos, y entonces ofrecerán uno como ofrenda por el pecado y el otro como ofrenda de ascensión a HaShem, para hacer expiación por los levitas.” (LBLA revisada) – En este versículo encontramos la base para un ministerio correcto delante de HaShem.

·         Ofrenda por el pecado – un sustituto pagó por mis pecados para que yo pueda servir libre de pecado delante del Santo. Esta ofrenda anuncia proféticamente el sacrificio de Yeshúa HaMashíaj que es la única base para que el hombre pueda acercarse a HaShem, cf. Juan 14:6.

  • Ofrenda de ascensión – todo el animal es consumido. Mi vida ya no significa nada para mí, me he entregado totalmente para servir los propósitos del Reino.

8:14, 16 “Así separarás a los levitas de entre los hijos de Israel, y los levitas serán míos... porque son enteramente dedicados para mí de entre los hijos de Israel. Los he tomado para mí en lugar de todo primer fruto de la matriz, los primogénitos de todos los hijos de Israel.” (LBLA) – Esto nos enseña que una persona dedicada a HaShem ya no se pertenece a sí misma. Ya no tiene derecho de dominar sobre su vida. Fue presentado delante del Eterno como un sacrificio, para ya no servir sus propios deseos, ni a los hombres, sino sólo al Eterno, como está escrito en 1 Corintios 6:20:

Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios.” (LBLA)

Segunda aliyá, 8:15-26

8:15  Y después de eso, los levitas podrán entrar para ministrar en la tienda de reunión, tú los purificarás y los presentarás como ofrenda mecida” – Los levitas tenían que pasar por la mikvé, el baño ritual, para iniciar su ministerio. Como hemos dicho antes el simbolismo del mikvé es que uno muere de su vieja vida para resucitar de nuevo, purificado. A partir de ahora los levitas ya no pueden vivir como antes, han muerto y su vida está dedicada al servicio de HaShem.

8:19  Y he dado a los levitas como un don a Aharón y a sus hijos de entre los hijos de Israel, para cumplir el ministerio de los hijos de Israel en la tienda de reunión y para hacer expiación en favor de los hijos de Israel, para que no haya plaga entre los hijos de Israel al acercarse al santuario.” (LBLA revisada) – Los líderes que han sido puestos por HaShem constituyen dones al pueblo. En este caso los levitas son dones del Eterno a sus superiores, los sacerdotes. Los líderes que el Mesías Yeshúa pone en su congregación son dones, como está escrito en Efesios 4:7-12:

Pero a cada uno de nosotros se nos ha concedido la gracia conforme a la medida del don del Mesías. Por tanto, dice: CUANDO ASCENDIÓ A LO ALTO, LLEVO CAUTIVA UNA HUESTE DE CAUTIVOS, Y DIO DONES A LOS HOMBRES. (Esta expresión: Ascendió, ¿qué significa, sino que él también había descendido a las profundidades de la tierra? El que descendió es también el mismo que ascendió mucho más arriba de todos los cielos, para poder llenarlo todo.) Y él dio a algunos el ser emisarios, a otros profetas, a otros anunciadores de buenas nuevas, a otros pastores y maestros, a fin de capacitar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo del Mesías” (LBLA revisada)

Este texto habla de los cinco dones ministeriales que el Mesías entrega a los hombres. Cada uno de ellos representa una parte del ministerio total del Mesías, v 7. Ninguno de los líderes tiene todo el ministerio de Mashíaj, sólo una parte. Pero juntos forman a Mashíaj como dones ministeriales. Cada ministerio es un don, dado al pueblo, y cada uno de estos dones tiene una parte del ministerio del Mesías, según la gracia que haya recibido. Yeshúa tiene todo, pero ninguno de nosotros tiene lo mismo, sino solamente una parte de él.

Los dones ministeriales son dados para perfeccionar a los santos para que ellos hagan la obra del ministerio para la edificación del cuerpo del Mesías. Observe que los santos son los que hacen la obra, dirigidos y perfeccionados por los cinco dones ministeriales.

para que no haya plaga entre los hijos de Israel al acercarse al santuario” – Si los levitas no cumplen su ministerio, los israelitas, o los primogénitos, tendrán que hacerlo. Pero por causa del becerro de oro, no les es posible, porque llegaría la plaga sobre ellos. Por eso, al servir los levitas en lugar de los hijos de Israel, no habrá plaga sobre ellos.

En este versículo se menciona la frase “los hijos de Israel” cinco veces. De esta manera HaShem muestra su amor y cariño por su pueblo.

8:24 “Esto es lo que se refiere a los levitas: desde los veinticinco años en adelante entrarán a cumplir el servicio en el ministerio de la tienda de reunión.” (LBLA) – En Números 4:3 se habla de los 30 años. Rashí dice que estuvieron cinco años preparándose para poder entrar plenamente en el ministerio. Fue una yeshivá de cinco años.

Tercera aliyá, 9:1-14

9:1    HaShem habló a Moshé en el desierto del Sinái, en el primer mes del segundo año de su salida de la tierra de Egipto, diciendo” (LBLA revisada) – En el primer versículo de Números está escrito que HaShem habló con Moshé el primer día del segundo mes del segundo año después de la salida de Egipto. Aquí está escrito que HaShem le habló en el primer mes del segundo año. Esto nos enseña que la Torá no siempre narra las cosas en el orden sucesivo. Si fuese escrito en el orden sucesivo el capítulo 1 debería venir después del capítulo 9.

9:2    Que los hijos de Israel celebren pesaj a su tiempo señalado.” (LBLA revisada) – Según Rashí, esto significa que el sacrificio de pesaj tiene preferencia incluso sobre el shabat. Aún si el 14 de nisán cae en shabat se hace el sacrificio de pesaj ese día.

9:5    Y celebraron la Pesaj en el mes primero, en el día catorce del mes, al atardecer, en el desierto de Sinái; tal como HaShem había ordenado a Moshé, así lo hicieron los hijos de Israel.” (LBLA revisada) – Esta fue la única vez que celebraron pesaj en el desierto. Rashí considera que fue una vergüenza para los hijos de Israel no celebrar pesaj más que una vez durante los 40 años. Sin embargo los hijos de Israel no podían circuncidar a sus hijos en el desierto y por lo tanto no podían celebrar pesaj más que una vez. Un padre cuyo hijo no está circuncidado no tiene el derecho de ofrecer el sacrificio de pesaj, cf. Éxodo 12:48.

En Josué 5:2-10 está escrito:

En aquel tiempo HaShem dijo a Yehoshúa: Hazte cuchillos de pedernal y vuelve a circuncidar, por segunda vez, a los hijos de Israel. Y Yehoshúa se hizo cuchillos de pedernal y circuncidó a los hijos de Israel en el collado de Aralot. Esta es la razón por la cual Yehoshúa los circuncidó: todos los del pueblo que salieron de Egipto que eran varones, todos los hombres de guerra, murieron en el desierto, por el camino, después que salieron de Egipto. Porque todos los del pueblo que salieron fueron circuncidados, pero todos los del pueblo que nacieron en el desierto, por el camino, después de salir de Egipto, no habían sido circuncidados. Pues los hijos de Israel anduvieron por el desierto cuarenta años, hasta que pereció toda la nación, es decir, los hombres de guerra que salieron de Egipto, porque no escucharon la voz de HaShem; a ellos HaShem les juró que no les permitiría ver la tierra que HaShem había jurado a sus padres que nos daría, una tierra que mana leche y miel. Y a los hijos de ellos, que Él levantó en su lugar, Yehoshúa los circuncidó; pues eran incircuncisos, porque no los habían circuncidado en el camino. Y sucedió que cuando terminaron de circuncidar a toda la nación, permanecieron en sus lugares en el campamento hasta que sanaron. Entonces HaShem dijo a Yehoshúa: Hoy he quitado de vosotros el oprobio de Egipto. Por eso aquel lugar se ha llamado Guilgal hasta hoy. Estando los hijos de Israel acampados en Guilgal, celebraron Pesaj por la tarde el día catorce del mes en los llanos de Yerijó.” (LBLA revisada)

Cuarta aliyá, 9:15 – 10:10

9:17-20 “Y cuando la nube se levantaba de sobre la tienda, enseguida los hijos de Israel partían; y en el lugar donde la nube se detenía, allí acampaban los hijos de Israel. Al mandato de HaShem los hijos de Israel partían, y al mandato de HaShem acampaban; mientras la nube estaba sobre el tabernáculo, permanecían acampados. Aun cuando la nube se detenía sobre el tabernáculo por muchos días, los hijos de Israel guardaban la ordenanza de HaShem y no partían. Y sucedía que cuando la nube permanecía algunos días sobre el tabernáculo, según la orden de HaShem, permanecían acampados; y según la orden de HaShem, partían.” (LBLA revisada) – La nube fue el medio que HaShem usaba para dirigir el pueblo. Mirando la nube ellos podían saber cuándo tenían que moverse y cuándo, y dónde, tenían que acampar. Esto creó una dependencia total de la nube, porque no se sabía cuándo había que seguir el viaje ni cuando había que acampar. De la misma manera vive el que es guiado por el Espíritu del Eterno, no sabes de donde viene, ni a dónde va, como está escrito en Juan 3:8:

El viento sopla donde quiere, y oyes su sonido, pero no sabes de dónde viene ni adónde va; así es todo aquel que es nacido del Espíritu.” (LBLA)

El que es nacido del Espíritu es como el viento, llevado por el mandato del Eterno.

9:21-22 “Y sucedía que cuando la nube permanecía desde el atardecer hasta la mañana, cuando la nube se levantaba por la mañana, ellos partían; y si permanecía durante el día y durante la noche, cuando la nube se levantaba, ellos partían. Ya fuera que la nube se detuviera sobre el tabernáculo permaneciendo sobre él dos días, o un mes, o un año, los hijos de Israel permanecían acampados y no partían; pero cuando se levantaba, partían.” (LBLA revisada) – Los hijos de Israel no sabían cuánto tiempo tenían que estar acampados en cada lugar, si una noche o diez años. Siempre tenían que estar listos para seguir adelante. Esto nos enseña acerca de la importancia de la dependencia de HaShem. Los impulsos que él está dando son para seguir. El que hace caso a esos impulsos estará siempre bajo la protección divina, como los hijos de Israel estaban protegidos bajo la nube en el desierto. El que no hace caso a los impulsos del Eterno perderá la protección que existe para los que caminan con Él. Esta dependencia de HaShem fue muy preciosa para Él, como está escrito en Jeremías 2:2-3:

Ve y clama a los oídos de Yerushalayim, diciendo: "Así dice HaShem: 'De ti recuerdo el cariño de tu juventud, el amor de tu desposorio, de cuando me seguías en el desierto, por tierra no sembrada. Santo era Israel para HaShem, primicias de su cosecha; todos los que comían de ella se hacían culpables; el mal venía sobre ellos'--declara HaShem.” (LBLA revisada)

¿Estás dispuesto a siempre vivir así con tu Padre celestial? ¿Estás dispuesto a tener tu vida no tan planificada? ¿Estás dispuesto a ser llevado por la presencia del Espíritu del Eterno en todo momento? ¿Estás dispuesto a mudarte de un lado para otro, según el mandato de la shejiná? El que camina con HaShem tiene una vida móvil, no cómoda. Mientras estemos esperando el Reino Mesiánico, no podemos parar, sino siempre estar listos para cualquier tipo de cambio para poder seguir bajo la presencia de HaShem.

9:23  Y al mandato de HaShem acampaban, y al mandato de HaShem partían; guardaban la ordenanza de HaShem según el mandato de HaShem por medio de Moshé.” (LBLA revisada) – Este texto nos enseña que HaShem dirigió a su pueblo por medio de un mandato que fue manifestado en la nube y por medio del profeta. HaShem dio el mandato con el movimiento de la nube y Moshé dio la orden. Esto nos enseña que debemos seguir la Palabra de HaShem dada por su Espíritu y por sus Profetas para no quedarnos atrás y perder el mover de HaShem en este tiempo. El que piensa que puede servir a HaShem de la manera como se hacía hace años, se equivoca. Hay que estar dispuesto a cambiar de lugar y seguir adelante para caminar con Él y no con aquellas estructuras humanas que se han cristalizado, por muy utilizadas que fueron en el pasado. Si la organización o la congregación a la que uno pertenece no camina con HaShem y no le sigue en lo que Él está haciendo hoy, es mejor salir de la organización para no quedarse atrás. Prefiero estar bajo la cobertura de la nube de protección de HaShem que bajo una organización que ya no desea ser obediente y sensible a los nuevos giros del Espíritu en este tiempo. Uno de los peligros mayores que hay para el hombre es que se quede estable en un lugar o en un sistema de pensamientos. Si perdemos nuestra disposición de cambiar, ya no podremos caminar con el Eterno y nos quedaremos atrás. El que se quede atrás correrá el riesgo de perder incluso su alma, como está escrito en Hebreos 10:38-39:

MAS MI JUSTO VIVIRÁ POR LA FE; Y SI RETROCEDE, MI ALMA NO SE COMPLACERÁ EN ÉL. Pero nosotros no somos de los que retroceden para perdición, sino de los que tienen fe para la preservación del alma.” (LBLA)

Los que tienen fe, es decir, los que son fieles y los que confían, son los que avanzan, porque HaShem está llevando a su pueblo en moviendo todo el tiempo hasta llevarnos al olam habá, el siglo venidero. Pero el que prefiere ser fiel a los hombres que ya no quieren caminar con HaShem, sufrirá mucha pérdida. No sigas detrás de los líderes que no caminan con HaShem. No tienes ningún deber de seguir a aquellos líderes que no siguen a HaShem, como está escrito en Josué 1:16-17:

Y ellos respondieron a Yehoshúa, diciendo: Haremos todo lo que nos has mandado, y adondequiera que nos envíes, iremos. Como obedecimos en todo a Moshé, así te obedeceremos a ti, con tal que HaShem tu Dios esté contigo como estuvo con Moshé.” (LBLA revisada)

¡Obedece a tu líder mientras HaShem esté con él!

10:2  Hazte dos trompetas de plata; las harás labradas a martillo. Y te servirán para convocar a la congregación y para poner en marcha los campamentos.” (LBLA) – Hay dos tipos de trompetas en Israel:

  • El shofar – un cuerno de carnero, hecho por el Eterno y acondicionado por el hombre. También puede ser hecho de cabra, antílope u otro de los animales puros.

  • La trompeta de plata – hecha por los hombres.

Los toques son los mismos para los dos tipos de trompetas. Los dos toques principales son:

Tekiá

o       Tekiá – un sonido largo con dos tonos sucesivos tocados con el mismo soplo. Este sonido proclama la soberanía del Creador sobre la creación.

Teruá

o       Teruá – es una alarma con varios sonidos cortos repetidos sucesivamente con el mismo tono. La tradición establece un mínimo de nueve sonidos repetidos. Es un sonido de alerta y advertencia que sirve para despertar y llamar la atención etc.

  1. Las trompetas de plata fueron hechas con el propósito de:

  2. Reunir la congregación o los jefes – con un sonido de tekiá, v. 3-4, 7.

  3. Hacer partir los campamentos – con los sonidos tekiáteruátekiá, v. 5-6.

  4. Hacer que HaShem se acuerde del pueblo en tiempos de guerra, v. 9.

  5. Hacer que HaShem se acuerde del pueblo en los sacrificios comunitarios en las fiestas y las lunas nuevas, v.10.

Sacrificio%20temploEn el templo de Yerushalayim los sacerdotes tocaban los trompetas de plata durante el ofrecimiento de los sacrificios comunales todos los días. Tocaban por lo menos 21 veces al día. Cuando los portales se abrieron por la mañana tocaban tres veces. Durante la ofrenda diaria de la mañana tocaban nueve veces. Durante la ofrenda diaria de la tarde tocaban nueve veces y si había un sacrificio musaf, adicional, tocaban otras nueve veces. En erev shabat, la víspera del shabat, tocaron tres veces por la tarde para recordar al pueblo que era tiempo de dejar de trabajar. Cuando el shabat estaba a punto de comenzar tocaron otras tres veces para marcar el inicio del shabat.

 

Quinta aliyá, 10:11-34

10:11 “Y sucedió que en el año segundo, en el mes segundo, el día veinte del mes, la nube se levantó de sobre el tabernáculo del testimonio” (LBLA) – Como hemos dicho antes, esto nos enseña con qué rapidez hicieron el censo.

La Torá tiene varias formas de presentar la fecha:

  • Año / mes / día Génesis 7:11; Números 10:11; 33:38; Deuteronomio 1:3.

  • Año / día / mes, Génesis 8:13.

  • Mes / año / día, Éxodo 40:17.

  • Día / mes / año, Números 1:1.

10:12-13 “y los hijos de Israel partieron, según su orden de marcha, del desierto de Sinái. Y la nube se detuvo en el desierto de Parán. Así partieron la primera vez por mandato de HaShem por medio de Moshé.” (LBLA revisada) – Esto nos enseña que no debemos movernos de un lugar hasta que tengamos un mandato del Eterno mediante la indicación de la presencia del Espíritu en nosotros. A veces la indicación del Espíritu puede ser confirmada por una palabra profética, pero no al revés. No te muevas, hasta que el Eterno no te quite de allí. Sé fiel a la dirección del Espíritu en tu vida. No hagas nada, hasta que HaShem no te lo indique por medio de su nube. Aprende a ser dirigido por el Espíritu, incluso en los detalles.

por mandato de HaShem por medio de Moshé” – Literalmente dice: “por boca de HaShem mediante la mano de Moshé”, en hebreo al pi HaShem be yad Moshé. Rashí dice que la columna de nube no empezaba a marchar hasta que Moshé decía las palabras que están escritas en Números 10:35b:

Levántate, oh HaShem! y sean dispersados tus enemigos, huyan de tu presencia los que te aborrecen.” (LBLA revisada)

Lo mismo pasó cuando iban a acampar. La columna de nube se quedó erguida por encima del campamento de Yehudá hasta que Moshé dijo las palabras que están escritas en Números 10:36:

Reposa, oh HaShem, en los millares de millares de Israel.” (LBLA revisada)

Así vemos como hubo una colaboración entre HaShem y el profeta Moshé. Por esto el texto habla de que partieron por la boca de HaShem por la mano de Moshé.

10:28 “Este fue el orden de marcha de los hijos de Israel por sus ejércitos cuando partieron.” (LBLA) – Los hijos de Israel tenían un orden estricto a la hora de marchar por el desierto. Cuando hay orden hay paz y cuando hay desorden hay confusión.

10:29 “Entonces Moshé dijo a Chovav, hijo de Reuel madianita, suegro de Moshé: Nosotros partimos hacia el lugar del cual HaShem dijo: "Yo os lo daré.” (LBLA revisada) Ven con nosotros y te haremos bien, pues HaShem ha prometido el bien a Israel.” (LBLA revisada) – Según Rambán, Chovav fue el nombre que Yitró recibió después de su conversión al judaísmo. Según Rashí, el abuelo Reuel fue llamado “padre” en Éxodo 2:18.

HaShem ha prometido el bien a Israel” – Esta es una promesa eterna.

10:32 “Y será que si vienes con nosotros, el bien que HaShem nos haga, nosotros te haremos.” (LBLA revisada) – Aquí se ve otra vez el propósito de la formación del pueblo de Israel, “en ti serán bendecidas todas las familias de la tierra”. Todos los que se unen a Israel reciben las bendiciones del cielo.

Algunos comentaristas que combinan este texto con Éxodo 18:27, dicen que Yitró partió de Israel en este momento. Sin embargo, Rambán dice que el texto de Éxodo 18 muestra que Yitró dejó el pueblo de Israel antes de la entrega de la Torá para luego volver en algún momento que la Torá no registra. En esta ocasión se quedó con el pueblo y así entró en la tierra junto con ellos. Según este texto, Moshé tuvo la última palabra, lo cual es una indicación de que su suegro le escuchó y le hizo caso. Según la tradición, los descendientes de Yitró recibieron la parte más fértil de Yerijó (Jericó), como está escrito en Jueces 1:16:

Y los descendientes del keneo, suegro de Moshé, subieron de la ciudad de las palmeras con los hijos de Yehudá, al desierto de Yehudá que está al sur de Arad; y fueron y habitaron con el pueblo.” (LBLA revisada)

Según Rashí, los descendientes de Yitró vivieron en Yerijó, “la ciudad de las palmeras”, durante 400 años, hasta la construcción del templo.

Sexta aliyá, 10:35 – 11:29

10:35-36 “Y sucedía que cuando el arca se ponía en marcha, Moshé decía: ¡Levántate, oh HaShem! y sean dispersados tus enemigos, huyan de tu presencia los que te aborrecen. Y cuando descansaba, él decía: Descansa, oh HaShem, entre los millares de millares de Israel.” (LBLA revisada) – La frase hebrea Kuma HaShem también podría ser traducida como: “Manifiéstate, oh HaShem”. Cuando Él se manifiesta no hay enemigo que pueda resistirle.

En los manuscritos hebreos aparece una señal parecida a la letra nun pero inversa, antes y después de estos dos versículos. Los rabinos lo han entendido como un paréntesis. Este texto no está en su lugar según el orden de los acontecimientos, debería aparecer en el capítulo 2. El Talmud[3] cita la opinión de Yehudá haNasí que dice que estos dos versículos constituyen un libro en sí mismo, de modo que realmente hay siete libros en la Torá de Moshé, en concordancia con lo que está escrito en  Proverbios 9:1:

La sabiduría ha edificado su casa, ha labrado sus siete columnas

11:1  Y el pueblo estaba como buscando pretextos malignos a oídos de HaShem; y cuando HaShem lo oyó, se encendió su ira, y el fuego de HaShem ardió entre ellos y consumió un extremo del campamento.” (LBLA revisada) – Según Rashí, estaban buscando pretexto para apartarse del Omnipresente. Ya tenían carne para comer en el desierto, cf. Éxodo 12:38 y Números 32:1.

el fuego… consumió… un extremo” – La palabra “extremo” puede ser interpretada como una referencia a los más alejados del Eterno, o bien a los más distinguidos.

Por la lengua de los hijos de Israel se encendió un fuego consumidor, como está escrito en Jacobo 3:5-6:

Así también la lengua es un miembro pequeño, y sin embargo, se jacta de grandes cosas. Mirad, ¡qué gran bosque se incendia con tan pequeño fuego! Y la lengua es un fuego, un mundo de iniquidad. La lengua está puesta entre nuestros miembros, la cual contamina todo el cuerpo, es encendida por el infierno e inflama el curso de nuestra vida.” (LBLA)

11:5 “Nos acordamos del pescado que comíamos gratis en Egipto, de los pepinos, de los melones, los puerros, las cebollas y los ajos” (LBLA) – Normalmente uno se olvida de las emociones negativas para quedarse con las emociones positivas en los recuerdos. Los hijos de Israel ya no se acordaban de la esclavitud. Si habían estado trabajando duramente como esclavos, ¿cómo ahora dicen que comían gratis? Rashí lo interpreta diciendo que aquí se refiere a que pudieron comer gratis en Egipto en cuanto a no tener que cumplir ningún mandamiento.

11:6 “pero ahora no tenemos apetito. Nada hay para nuestros ojos excepto este maná.” (LBLA revisada) – El hombre necesita variar el gusto de la comida para no fastidiarse. Ahora, los hijos de Israel estaban en una situación de tránsito y la providencia divina les estaba dando una comida de emergencia, para que sobrevivieran durante el paso por el desierto que no debería durar tanto tiempo. Aunque el Midrash[4] dice que el maná cambiaba de sabor, según el deseo de cada uno, la Torá dice cómo era el sabor del maná, como está escrito en Éxodo 16:31b:

su sabor era como de hojuelas con miel

En Números 11:8 está escrito:

tenía el sabor de tortas cocidas con aceite

Cuando una persona no muestra agradecimiento por la comida que recibe, desata maldiciones sobre su vida. Por medio de las bendiciones que damos a HaShem antes y después de comer, estamos dándole culto por medio de las cosas materiales y somos liberados de la codicia.

En 1 Corintios 10:1-6 está escrito:

Porque no quiero que ignoréis, hermanos, que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube y todos pasaron por el mar; y en Moshé todos fueron sumergidos en la nube y en el mar; y todos comieron el mismo alimento espiritual; y todos bebieron la misma bebida espiritual, porque bebían de una roca espiritual que los seguía; y la roca era el Mesías. Sin embargo, Dios no se agradó de la mayor parte de ellos, pues quedaron tendidos en el desierto. Estas cosas sucedieron como ejemplo para nosotros, a fin de que no codiciemos lo malo, como ellos lo codiciaron.” (LBLA revisada)

En este texto se habla de un “alimento espiritual”, una “bebida espiritual” y una “roca espiritual”. Así que el maná y el agua que fueron dados en el desierto eran alimento y bebida espirituales. ¿Cómo es que la Escritura llama estas cosas materiales “espirituales”? Según la filosofía griega algo espiritual no puede ser algo físico. Sin embargo, el maná sí era físico, el agua era física, la roca era física. Así que la expresión “espiritual” no puede ser entendida desde el punto de vista filosófico, sino tiene que ser entendido desde una mente hebrea. Según el punto de vista hebreo, algo espiritual es algo que viene del mundo espiritual, o que tiene la aprobación del Cielo o que tiene una relación y un punto de contacto con el mundo espiritual. Una comida espiritual es una comida avalada, bendecida, entregada y santificada por el Eterno. El judaísmo tiene, entre otras cosas, la función de elevar los elementos meramente naturales a un nivel espiritual para que así puedan rendir culto al Eterno. La comida se convierte en algo espiritual cuando es recibida con una bendición basada en la Palabra de HaShem, como está escrito en 1 Timoteo 4:4-5:

Porque todo lo creado por Dios es bueno y nada se debe rechazar si se recibe con acción de gracias; porque es santificado mediante la palabra de Dios y la oración.” (LBLA)

11:9 “Y cuando el rocío descendía sobre el campamento durante la noche, el maná descendía sobre él” (LBLA) – Hay una aparente contradicción entre este texto y Éxodo 16:14 donde está escrito:

Cuando la capa de rocío se evaporó, he aquí, sobre la superficie del desierto había una cosa delgada, como copos, menuda, como la escarcha sobre la tierra.” (LBLA)

Estos dos versículos nos muestran que hubo como una “manta” blanca tanto debajo como por encima del maná. El maná fue protegido de la suciedad del suelo y además cubierto por una capa, para estar bien conservado hasta el momento de ser recogido. De allí surgió la tradición de poner un mantel blanco en la mesa del shabat, y además cubrir los panes del shabat con un mantel blanco. Estos dos manteles nos recuerdan el milagro del maná.

11:14 “Yo solo no puedo llevar a todo este pueblo, porque es mucha carga para mí.” (LBLA) – Moshé sintió que ya no podía llevar la carga de ese pueblo. Esta es la experiencia de cualquier líder que tiene una gran responsabilidad. La respuesta de HaShem a los dos problemas, la queja del pueblo, y el agotamiento de Moshé, es que primeramente suple la necesidad del líder y luego trata con la necesidad del pueblo.

11:17 “Entonces descenderé y hablaré contigo allí, e incrementaré del espíritu que está sobre ti y lo pondré sobre ellos, y llevarán contigo la carga del pueblo para que no la lleves tú solo.” (LBLA revisada) – El espíritu que está sobre un líder ungido causa que en él haya un sentimiento de carga por el pueblo. Es una carga de preocupación parecida a la que siente una madre por sus hijos. Es una carga de responsabilidad, que en muchas ocasiones se vuelve muy pesada.

Rabi Shaúl dijo que el peor de todos los sufrimientos que él tenía fue la preocupación por todas las congregaciones, como está escrito en 2 Corintios 11:23-28:

¿Son servidores del Mesías? (Hablo como si hubiera perdido el juicio.) Yo más. En muchos más trabajos, en muchas más cárceles, en azotes un sinnúmero de veces, a menudo en peligros de muerte. Cinco veces he recibido de los judíos treinta y nueve azotes. Tres veces he sido golpeado con varas, una vez fui apedreado, tres veces naufragué, y he pasado una noche y un día en lo profundo. Con frecuencia en viajes, en peligros de ríos, peligros de salteadores, peligros de mis compatriotas, peligros de los gentiles, peligros en la ciudad, peligros en el desierto, peligros en el mar, peligros entre falsos hermanos; en trabajos y fatigas, en muchas noches de desvelo, en hambre y sed, a menudo sin comida, en frío y desnudez. Además de tales cosas externas, está sobre mí la presión cotidiana de la preocupación por todas las congregaciones.” (LBLA revisada)

La preocupación por todas las congregaciones del Mesías fue superior que todas las demás calamidades que rabí Shaúl estaba sufriendo. Esto nos enseña que un líder tiene una gran angustia de preocupación por los que están bajo su cuidado. Moshé sintió que esa carga le fue demasiado pesada y así fue repartida sobre 70 ancianos más. Estos 70 constituyen el primer Sanedrín en Israel.

11:23 “Y HaShem dijo a Moshé: ¿Está limitado el poder de HaShem? Ahora verás si mi palabra se te cumple o no.” (LBLA revisada) – Moshé no podía imaginarse cómo el Eterno podría suplir con carne a todo el pueblo.

En Génesis 18:14 está escrito:

¿Hay algo demasiado difícil para HaShem? Volveré a ti al tiempo señalado, por este tiempo el año próximo, y Sará tendrá un hijo.” (LBLA revisada)

En Jeremías 32:27 está escrito:

He aquí, yo soy HaShem, el Dios de toda carne, ¿habrá algo imposible para mí?

En Zacarías 8:6 está escrito:

Así dice HaShem de los ejércitos: "Si en aquellos días esto parece muy difícil a los ojos del remanente de este pueblo, ¿será también muy difícil a mis ojos?"--declara HaShem de los ejércitos.” (LBLA revisada)

En Mateo 19:26 está escrito:

Pero Yeshúa, mirándolos, les dijo: Para los hombres eso es imposible, pero para Dios todo es posible.” (LBLA revisada)

En Marcos 10:27 está escrito:

Mirándolos Yeshúa, dice: Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque todas las cosas son posibles para Dios.” (LBLA revisada)

En Lucas 1:37 está escrito:

Porque ninguna cosa será imposible para Dios.” (LBLA revisada)

En Lucas 18:27 está escrito:

Y él respondió: Lo imposible para los hombres, es posible para Dios.” (LBLA revisada)

En Romanos 4:21 está escrito:

y estando plenamente convencido de que lo que Dios había prometido, poderoso era también para cumplirlo.” (LBLA revisada)

11:25 “Entonces HaShem descendió en la nube y le habló; e incrementó el espíritu que estaba sobre él y lo colocó sobre los setenta ancianos. Y sucedió que cuando el espíritu reposó sobre ellos, profetizaron; pero no continuaron.” (LBLA revisada) – El espíritu que estaba sobre Moshé hizo que los ancianos elegidos profetizaran. El espíritu de profecía es el que produce la carga de responsabilidad y preocupación en un líder espiritual porque ese espíritu es capaz de transmitir la carga de HaShem por las personas al corazón de sus representantes. Ahora los demás ancianos compartieron esa carga junto con Moshé y así fueron capacitados para ayudarle en su difícil tarea. Este texto nos enseña que un liderazgo auténtico es, en primer lugar, algo espiritual, algo sobrenatural.

11:29 “Pero Moshé le dijo: ¿Tienes celos por causa mía? ¡Quisiera que todo el pueblo de HaShem fuera profeta, que HaShem pusiera su Espíritu sobre ellos!” (LBLA revisada) – Moshé deseaba que todo el pueblo recibiera el espíritu de profecía, parecido a lo que está escrito en 1 Corintios 14:1:

Procurad alcanzar el amor; pero también desead ardientemente las manifestaciones espirituales, sobre todo que profeticéis.” (LBLA revisada)

En 1 Corintios 14:5a está escrito:

Yo quisiera que todos hablarais en lenguas, pero aún más, que profetizarais” (LBLA)

En 1 Corintios 14:39 está escrito:

Por tanto, hermanos míos, anhelad el profetizar, y no prohibáis hablar en lenguas.” (LBLA)

Después de la llegada del Mesías la profecía no es dada solamente a algunos pocos dentro del pueblo. El deseo del Eterno, expresado por boca de Moshé rabenu y rabí Shaúl, es que todos profeticen bajo la inspiración del Espíritu de HaShem.

11:34 “Por eso llamaron a aquel lugar Kivrot-hataavá, porque allí sepultaron a los que habían sido codiciosos.” (LBLA revisada) – Kivrot-hataavá significa “sepulcros de la codicia”. Aquí está escrito que los que habían sido codiciosos fueron sepultados. Pero no sólo esto, sino aquí fue sepultada la codicia. No es lo mismo codiciar que desear. La codicia es algo insaciable, algo bestial y demoníaco, que no está basado en una función natural de necesidad, sino tergiversándola para ser una exigencia sin agradecimiento, sin humildad, sin reconocimiento. Es igual, o peor, que los deseos bestiales de los animales. Ten cuidado con la codicia. ¡Sepúltala!

En Jacobo 4:1-3 está escrito:

¿De dónde vienen las guerras y los conflictos entre vosotros? ¿No vienen de vuestras pasiones que combaten en vuestros miembros? Codiciáis y no tenéis, por eso cometéis homicidio. Sois envidiosos y no podéis obtener, por eso combatís y hacéis guerra. No tenéis, porque no pedís. Pedís y no recibís, porque pedís con malos propósitos, para gastarlo en vuestros placeres.” (LBLA)

Séptima aliyá, 11:30 – 12:16

12:1 “Y habló Miryam y Aharón contra Moshé por causa de la mujer cushita que él había tomado (pues había tomado una mujer cushita)” (LBLA revisada) – El texto hebreo dice que Miryam habló en primer lugar. Esto nos enseña que ella tomó la iniciativa para hablar contra Moshé. Por eso sólo ella fue golpeada con tsaráat. Aharón actuó como una marioneta, al igual que había hecho con el becerro de oro, y siguió al más fuerte en ese momento. Aharón no tenía una columna vertebral de acero. En su afán de buscar la paz con todos, se dejó llevar por ciertas corrientes malignas. Le faltaba carácter para resistir el mal. Pero, al mismo tiempo, era rápido en humillarse y pedir perdón.

Es muy grave hablar contra los que han recibido mucha confianza por parte del Eterno. Las consecuencias son desastrosas. No hables mal de los que están puestos en posiciones de liderazgo en el pueblo de HaShem. HaShem se encarga de juzgar al que comete semejante pecado con su lengua. Aquí vemos como la lashón hará fue castigada con tsaráat.

12:6 “Él dijo: Oíd ahora mis palabras: Si entre vosotros hay profeta, yo, HaShem, me manifestaré a él en visión. Hablaré con él en sueños.” (LBLA revisada) – Los profetas normales reciben mensajes en visiones y en sueños. Sin embargo, el nivel de profecía que tenía Moshé rabenu fue superior a los demás.

Mashíaj en esta parashá

8:7b  “Laven sus ropas y quedarán purificados” – Esto habla de la muerte y la resurrección

8:21b “También Aharón hizo expiación por ellos para purificarlos.” (LBLA revisada) – El Sumo Sacerdote celestial fue él que hizo expiación por nosotros para purificarnos.

9:12a             Nada dejarán de ella hasta la mañana, ni quebrarán hueso de ella.” (LBLA) – Ningún hueso de Yeshúa fue quebrantado cuando murió, cf. Juan 19:36.

9:13 “Pero si alguno que está limpio y no anda de viaje, deja de sacrificar Pesaj, esa persona será cortada de entre su pueblo, porque no presentó la ofrenda de HaShem a su tiempo señalado. Ese hombre llevará su pecado.” (LBLA revisada) – Esto nos enseña que el que no tiene parte del Cordero que fue entregado por Dios para quitar el pecado de Israel y el mundo, finalmente será totalmente desarraigado del pueblo, cf. Hechos 3:22-23; 4:12; Deuteronomio 18:19.

10:3 “Cuando se toquen las dos, toda la congregación se reunirá junto a ti a la puerta de la tienda de reunión.” (LBLA) – Los cuatro momentos de tocar las trompetas hablan de cuatro sucesos que van a acontecer en relación con la segunda venida del Mesías. La reunión de toda la congregación de Israel con un toque habla de que los muertos en el Mesías resucitarán y los vivos que son del Mesías serán arrebatados juntamente con ellos a las nubes y reunidos con él en su segunda venida.

10:5 “Pero cuando toquéis alarma, partirán los que estén acampados al oriente.” (LBLA) – Los campamentos tendrán que partir con un toque de teruá. Esto nos habla de que los arrebatados serán trasladados a la tierra prometida para estar con el Mesías durante su gobierno de mil años en la tierra.

10:9 “Cuando vayáis a la guerra en vuestra tierra contra el adversario que os ataque, tocaréis alarma con las trompetas a fin de que HaShem vuestro Dios se acuerde de vosotros, y seáis salvados de vuestros enemigos.” (LBLA revisada) – Para ser recordados en la guerra se toca teruá. Esto habla de que cuando el Mesías vuelva a Yerushalayim hará guerra contra los ejércitos multinacionales que subieron contra Israel para conquistar la Ciudad del Gran Rey, cf. Zacarías 14. El anti-mesías será matado con la espada que sale de la boca de Yeshúa, cf. Isaías 11:4; 2 Tesalonicenses 2:8.

10:10 “Asimismo, en el día de vuestra alegría, en vuestras fiestas señaladas y en el primer día de vuestros meses, tocaréis las trompetas durante vuestras ofrendas de ascensión y durante los sacrificios de vuestras ofrendas de paz; y serán para vosotros como recordatorio delante de vuestro Dios. Yo soy HaShem vuestro Dios.” (LBLA revisada) – Después de la eliminación de los malignos de la tierra, se celebrará la fiesta de sucot durante mil años, que son las bodas del Cordero.

10:14 “La bandera del campamento de los hijos de Yehudá, según sus ejércitos, partió primero, con Najshón, hijo de Aminadav, al frente de su ejército” (LBLA revisada) – Yehudá siempre caminaba primero. Mashíaj siempre va primero.

10:33 “Así partieron desde el monte de HaShem tres días de camino, y el arca del pacto de HaShem iba delante de ellos por los tres días, buscándoles un lugar dónde descansar.” (LBLA revisada) – El arca, que simboliza a Mashíaj, iba tres días delante del pueblo. Esto habla de su muerte y resurrección que abrió paso para nosotros para llegar a un lugar de reposo.

12:8a “Cara a cara hablo con él, abiertamente y no en dichos oscuros, y él contempla la imagen de HaShem.” (LBLA revisada) – La expresión que ha sido traducida como “cara a cara” dice literalmente: “boca a boca”. Yeshúa ha visto al Padre, como está escrito en Juan 6:46:

No es que alguien haya visto al Padre; sino aquel que viene de Dios, éste ha visto al Padre.” (LBLA)

En esta parashá se encuentran los mandamientos 380 – 384 de los 613:

  1. Precepto de ofrecer la segunda ofrenda de pésaj el 14 de iyar para alguien que no pudo hacerla el 14 de Nisán, Números 9:11.

  2. Precepto de comer la segunda ofrenda de pésaj con matsá y hierbas amargas, Números 9:11.

  3. Prohibición de dejar carne de la segunda ofrenda de pésaj para el día siguiente, Números 9:12.

  4. Prohibición de romper huesos de la segunda ofrenda de pésaj, Números 9:12.

  5. Precepto de tocar las trompetas en el Santuario y en la guerra, Números 10:9.


[1]       Tanjumá 5; Bereshit Rabá 15:6.

[2]       Jezkuni.

[3]       Shabat 115b.

[4]       Sifrí 89.